jueves, 31 de julio de 2014

Las aventuras de Benancio: El viajero temporal

Mi nombre es Benancio. Si estais leyendo esto significa que estoy muerto. Bueno, no necesariamente. Empezaré por el principio. Todo comenzó en 2016. La izquierda ganaría en el juego democrático y aprobaría una ley para conceder el derecho de adopción a la comunidad homosexual. Ese fue el principio del fin. Todos los homosexuales del país se organizarían para adoptar en masa. Aunque la palabra apropiada sería reclutar. Aquella generación serían adoctrinada por los homosexuales hasta que en 2032, cuando alcanzaron la mayoría de edad, empezaron a ocupar puestos claves en el poder. 

Muchos pensadores fueron perseguidos. Se quemaron públicamente cualquier libro considerado subversivo por el poder homosexual. La gente de bien fue perseguida y estigmatizada.  

(Luz de Luna; tristemente célebre capitán/a de la policía homosexual, más conocido/a como el/la Carnicero/a de Madrid)

La situación empeoró con la creación del Gueto de Chueca, dónde los últimos heterosexuales que resistíamos fuimos hacinados.

(Jorge Javier Vázquez; el Doctor Muerte del Gueto de Chueca)

Entonces estalló una guerra nuclear. Una guerra nuclear homosexual. Los pocos que sobrevivimos pudimos huir y refugiarnos en el Escorial. Un ejército al mando de Pedro Cerolo nos asedió, pero pudimos reagruparnos y contraatacar. Yo los lideré en la victoria. A los homosexuales sólo les quedó una alternativa; enviaron a uno de los suyos al pasado, para matarme en esta época, cuando yo sólo era un estudiante del Opus...

1 comentario:

  1. COMEMIERDA, DESGRACIADO, FRIKAZO, LOSER

    ResponderEliminar